Reemplazo protésico de cadera

La articulación de la cadera también denominada coxofemoral es la que se encuentra en la región inguinal, está formada por la cabeza femoral y un receptáculo en la pelvis denominado acetábulo que sirve para alojar la cabeza femoral. Es común equivocadamente señalar a la cadera en la región correspondiente a la cintura o lumbar baja.

Los objetivos fundamentales para realizar este procedimiento quirúrgico son eliminar el dolor y la incapacidad que causa la destrucción importante del cartílago de dicha articulación. La articulación de la cadera puede estar dañada por un proceso de desgaste articular progresivo conocido como Osteoartrosis. También puede estar afectada por enfermedades inflamatorias sistémicas como la Artritis Reumatoide, proceso autoinmune en el que la membrana sinovial de la articulación, produce unas sustancias químicas que atacan la superficie articular destruyendo el cartílago.

Cuando la coxartrosis es avanzada e incapacitante y el tratamiento conservador no ha surtido el efecto esperado, la colocación de una prótesis total de cadera será la mejor opción, ya que le permitirá volver al desempeño de sus actividades de la vida diaria. Este tratamiento quirúrgico está indicado cuando el paciente ve limitadas sus actividades por el dolor o en el caso de que se requiera de tomar siempre medicamentos para mantener un estado funcional aceptable. Esta cirugía reconstructiva articular ofrece a individuos con limitada capacidad funcional para la deambulación, la oportunidad de obtener un estilo de vida, libre de dolor y altamente funcional.

Los resultados de una artroplastia total de cadera en general son excelentes, mejorando en su totalidad el dolor y la rigidez que presentaba como parte de su cuadro de desgaste articular avanzado.