Lesiones del tendón del bíceps braquial

El músculo del bíceps y sus tendones se encuentran ubicados en el frente del hombro, brazo y codo. Su función es flexionar el codo y realizar rotación del antebrazo (supinación), una función secundaria es la estabilización del hombro.

Un tendón es la estructura que ancla el músculo al hueso, en el caso del bíceps sus tendones se anclan en el hombro y en el codo. Por lo tanto existen 2 zonas criticas donde el tendón del bíceps puede verse lastimado: en la zona intra-articular del hombro (y su corredera) y en el codo, específicamente en el hueso del radio.

causas y SÍNTOMAS

Las lesiones de este tendón se observan en cualquier edad y género. Habitualmente son provocadas por traumatismos o esfuerzos de alta energía como son quedarse colgado súbitamente con el brazo extendido, empujar, levantar o cargar objetos muy pesados. Es menos frecuente pero también puede verse afectado por sobre-uso del hombro y asociado a otras lesiones como el pinzamiento subacromial o lesiones del mango rotador.

Inicialmente el paciente experimenta un dolor súbito en la región frontal del hombro, en ocasiones, este dolor se acompaña de sensación de chasquido dentro del hombro y/o un ruido al momento de la lesión (si la lesión es en el anclaje en el codo, la sintomatología dolorosa se ubicara en esta zona). En las primeras 72 horas de la lesión el paciente experimentara además:

  • Moretón en la zona de la lesión.
  • Pérdida de fuerza gradual para flexionar el codo y realizar esfuerzos con el hombro y el codo.
  • Deformidad del brazo conocido como “signo de Popeye” que evidencia retracción muscular por pérdida del anclaje óseo.
  • La zona que se afecta con mayor frecuencia es el anclaje en el hombro y con menor frecuencia el anclaje en el codo (relación 3/1).

Diagnóstico

El diagnóstico en el consultorio se realiza mediante la aplicación de maniobras específicas para la evaluación del bíceps braquial (en caso de ser lesiones parciales). En el caso de las lesiones completas del tendón, evidencian el signo de retracción del músculo (signo de Popeye).

Estudio de imagen

Los estudios de gabinete en los cuales podemos apoyarnos es el ultrasonido y/o la resonancia magnética nuclear. Las radiografías tienen poco uso y se reservan para aquellos pacientes que se sospecha de una lesión asociada como una fractura o luxación.

Tratamiento

El tratamiento de las lesiones parciales del tendón del bíceps habitualmente es conservador. Haciendo énfasis en un protocolo de terapia física de rehabilitación para desinflamar la zona, mejorar elasticidad y fuerza, obteniendo resultados satisfactorios a mediano y largo plazo.

El tratamiento de las lesiones completas del tendón del bíceps en pacientes que realizan una actividad física frecuente o bien que su actividad laboral depende de esfuerzos con el brazo (independientemente de la edad), habitualmente es quirúrgico para reparación y de ser posible el re-anclaje del tendón. Existen un gran número de estrategias quirúrgicas para resolver este tipo de lesiones, ya sea en el hombro o en el codo con buenos resultados funcionales.