Lesión de ligamento medial de la rodilla

Es una lesión al ligamento que estabiliza la parte interna de la rodilla, manteniéndola en su lugar. Puede tratarse de un estiramiento, ruptura parcial o completa del ligamento.

El ligamento medial o ligamento colateral medial (LCM) se ancla en el epicondilo medial del fémur y distalmente en la porción proximal y medial de la tibia.

Este ligamento ayuda a mantener estable la porción interna de la articulación de la rodilla. Posee 2 estructuras que estabilizan la rodilla tanto en extensión como en flexión.

CAUSAS y SÍNTOMAS

Generalmente se lesiona por presión o tensión sobre la parte lateral de la rodilla. Un golpe a la parte externa de la rodilla durante un juego de soccer es la forma común para “abrir” la rodilla en su región medial y lesionar el ligamento.

A menudo, este ligamento se lesiona al mismo tiempo que se presenta la lesión del ligamento cruzado anterior (LCA)

Los síntomas de una ruptura o desgarro en el ligamento medial de la rodilla:

  • Inflamación de la rodilla.
  • La rodilla se bloquea o no puede realizar el movimiento por dolor.
  • Dolor o sensibilidad a lo largo de la cara interna de la rodilla.
  • La rodilla se afloja o se siente como si se fuera a aflojar cuando está estirada o ligeramente flexionada.

Diagnóstico

Es necesario examinar la rodilla y llevar a cabo un examen del ligamento medial con el fin de detectar laxitud o lesión completa en dicho ligamento.

Los exámenes pueden incluir:

  • Radiografías de la rodilla.
  • Resonancia magnética nuclear de la rodilla.

Tratamiento

  • Aplicación de hielo en el área.
  • Anti-inflamatorios no esteroides (AINES).
  • Elevación de la pierna.
  • Debe limitar su actividad física y deportiva hasta que el dolor y la inflamación desaparezcan.
  • Uso de muletas, puede requerir una ortesis (rodillera mecánica articulada larga) para proteger el ligamento.
  • No apoyar con la pierna afectada.
  • La fisioterapia ayuda a desinflamar la articulación y lograr un fortalecimiento muscular progresivo.
  • La cirugía con frecuencia no se necesita cuando se ha distendido solamente el ligamento colateral medial. La mayoría de las lesiones de este ligamento pueden sanar sin necesidad de cirugía.