Luxación de patela

La rótula o también llamada patela, es un hueso que se encuentra en la parte anterior de la rodilla y su función es participar en la extensión de la rodilla. La patela se desliza normalmente en un surco, al que se le llama tróclea que se encuentra entre los cóndilos femorales. Con la movilidad repetida para doblar y extender la rodilla, se puede irritar la parte interna de la patela, causando dolor.  Hablamos de luxación de rótula, cuando ésta se sale de su ubicación habitual, generalmente hacia el lado externo de la rodilla.

Es frecuente en pacientes jóvenes entre los 10 y 18 años, con predominio del género femenino. Habitualmente existe cierta predisposición para la luxación por una mala alineación patelar y de las piernas (valgo o en “x”), hiperelasticidad generalizada y anatomía deficiente en el surco troclear (tope físico que mantiene en su lugar la rótula).

CAUSAS y SÍNTOMAS

Es muy frecuente que el deportista relate haber estado haciendo ejercicio y que al realizar un giro brusco de rodilla en extensión, como cambiar de dirección al correr con los pies fijos al suelo, sufra una sensación de que falla la rodilla. En esa falla, la rótula se “sale” de su lugar. En algunos casos queda fija en la posición luxada y en otros al extender la rodilla puede volver rápidamente a su ubicación habitual. El paciente se queja de dolor intolerable en la rodilla y en ocasiones se acompaña de un chasquido audible ya sea al momento de luxarse o al momento de acomodarse nuevamente.

También se puede luxar la rótula frente a un golpe directo que tenga la suficiente fuerza para empujarla fuera de su lugar.

Habitualmente el mismo paciente reduce la luxación, pero como las condiciones predisponentes (ya mencionadas) no se modifican, el tejido se queda flojo, provocando episodios de luxación frecuentes traduciendo en dolor, limitación de la función de la rodilla para actividades físicas (miedo para realizarlas por sensación de inestabilidad) y sobre todo lesiones en el cartílago de la patela.

ALINEACIÓN NORMAl

Rótula luxada

Rótula luxada

Tratamiento

Existen varias estratégias en el tratamiento de la luxación patelar que habitualmente requieren intervención quirúrgica para restablecer el tope anatómico y evitar luxaciones frecuentes. Re-alinear y reforzar los tejidos blandos que están flojos, reconstruir los ligamentos que mantienen la patela en su lugar (ligamento patelofemoral medial), hasta hacer cortes en el hueso (osteotomías) para re-alineación son las técnicas que se emplean con mayor frecuencia. La decisión del tratamiento a emplear depende de la edad del paciente y el factor predisponente que predomine para la luxación. Es decir, el tratamiento es individualizado a cada paciente para obtener el mejor resultado posible.

La terapia física de rehabilitación juega un papel fundamental en la evolución postoperatoria de este problema. Requiere una movilización progresiva, pero sobre todo un plan de fortalecimiento muscular.